pic

Algunas de las patologías que tratamos en equipo

Hombro

               Se define como la perdida de las relaciones entre el humero proximal y la glena, dentro de esta patología la luxación anterior es la más frecuente. Se produce habitualmente por traumatismos de alta o mediana energía durante la práctica deportiva (Rugby, Fútbol, etc) que fuerzan al miembro superior a la posición de abducción y rotación externa. Los síntomas de la misma son: Dolor intenso, deformidad e impotencia funcional.

                El tratamiento inicial consiste en reducir (volver a poner en su lugar) la articulación afectada mediante maniobras realizada por el médico de urgencias. Luego se inmoviliza con un cabestrillo ortopédico por 2 a 3 semanas.

                Los estudios que habitualmente solicita el profesional consisten en radiografías, resonancia magnética o tomografía computada, para evaluar la gravedad del daño y a partir de eso la probabilidad de sufrir nuevos episodios en el futuro. Le bibliografía ha demostrado que la probabilidad de re-luxación es inversamente proporcional a la edad del paciente al sufrir el primer episodio (Cuanto más joven, más probable que sufra nuevos episodios).

                El tratamiento quirúrgico abierto o artroscópico se realiza en un paciente con más de un episodio de luxación o con altas probabilidades de sufrir uno de acuerdo a factores como su edad, actividad física que realice y lesiones que se encuentren en los estudios complementarios.

                 Se llama manguito rotador a un conjunto de tendones (supraespinoso, infraespinoso, subescapular y redondo menor) que se encuentra rodeando la cabeza del humero y son los encargados de la movilidad de la articulación del hombro.

                Las lesiones de estos tendones pueden darse de manera aguda o crónica. Las lesiones agudas consisten en desgarros habitualmente traumáticos y pueden suceder tanto en tendones sanos (en pacientes jóvenes) como en los que previamente sufren procesos degenerativos (pacientes más añosos). La sintomatología de estos consiste en dolor e impotencia funcional. El tratamiento habitualmente es quirúrgico y puede hacerse tanto de manera abierta como artroscópica dependiendo del tamaño y características de los mismos.

                Las lesiones crónicas se dan en tendones con cambios degenerativos que se dan a lo largo del tiempo. Se da generalmente en paciente mayores.  Su sintomatología consiste en dolor en el hombro afectado, preferentemente a la noche y en algunos casos puede presentar pérdida de la movilidad del mismo. El tratamiento puede ser tanto conservador (kinesiología, infiltraciones) como quirúrgico (abierto o artroscópico).

                 Las fracturas más frecuentes de la articulación del hombro son las que afectan al humero proximal y clavícula.

                 Las ocurridas en el humero suelen suceder en pacientes jóvenes por traumatismos de alta energía (accidentes de tránsito, actividades deportivas) y en paciente añosos por traumatismos de baja energía (Caídas). El principal estudio complementario es la radiografía simple y pueden solicitarse tanto resonancia magnética como tomografía computada si el especialista lo cree necesario. El tratamiento se decide principalmente en base al desplazamiento y la edad del paciente, en los añosos se consiguen muy buenos resultados con el tratamiento no quirúrgico (inmovilización y rehabilitación) a diferencia de pacientes jóvenes en los cuales se prefiere la cirugía.

                Las fracturas de clavícula se dan más frecuentemente en pacientes jóvenes y activos mientras realizan actividad deportiva o en accidentes de tránsito. El estudio con radiografías simples habitualmente suele ser suficiente para decidir entre un tratamiento conservador (inmovilización y rehabilitación) o quirúrgico.

                 La articulación acromioclavicular está compuesta por el extremo distal de la clavícula y el acromion (segmento de la escápula). Es una de las estructuras que cumplen como función la correcta posición del hombro sobre el tórax. Los principales responsables de la estabilidad de esta son 2 ligamentos fuertes llamados Conoide y Trapezoide.

                Se define como luxación acromioclavicular a la perdida de las relaciones entre la carilla articular de la clavícula con la carilla articular del acromion. Ocurre habitualmente en pacientes jóvenes por traumatismos realizando actividad deportiva o accidentes de tránsito. Su sintomatología consiste en dolor, leve impotencia funcional y deformidad a nivel de la parte superior del hombro.

                 Estas se dividen en 6 grados dependiendo de la magnitud y dirección del desplazamiento medido en radiografías simples.

                El tratamiento para los grados I, II y III es siempre conservador (inmovilización y rehabilitación), para los grados IV, V y VI se recomienda la cirugía.

Codo y muñeca

              La epicondilalgia (o epicondilitis) puede ser lateral (codo de tenista) o medial (codo de golfista), y se dan tanto por inflamaciones agudas como por la degeneración crónica a causa de movimientos repetitivos.

Epicondilalgia lateral (codo de tenista)

                Consiste en una inflamación crónica de los tendones que se insertan en el epicóndilo. Es una afección común en tenistas que realizan su golpe de revés a una mano utilizando una técnica incorrecta. Puede darse también en pacientes no deportistas por movimientos repetitivos tanto laborales como actividades de la vida diaria.

                Para su estudio se pueden solicitar diferentes estudios como ecografía, radiografías, resonancia magnética, sobre todo para descartar las variantes resistentes al tratamiento, pero principalmente su diagnóstico es realizado por el especialista mediante el examen físico.

                El tratamiento es principalmente mediante un programa de rehabilitación y la reeducación del golpe en los tenistas.

Epicondilalgia medial (epitrocleítis o codo de golfista)

                Consiste en una inflamación crónica de los tendones que se insertan en el epicóndilo medial o epitróclea. Es una afección que se da comúnmente tanto en golfistas como jugadores de baseball. Para su estudio, así como en el codo de tenista, lo principal es el examen físico realizado por un especialista y los estudios complementarios se utilizan para descartar otros diagnósticos.

                El tratamiento es principalmente conservador (rehabilitación y taping) y reeducación del gesto deportivo.

                El radio es el hueso principalmente afectado y es la fractura más frecuente según la estadística en humanos. Ocurren con más frecuencia en pacientes añosos tras caídas de propia altura y son sugestivas de mala calidad ósea (osteoporosis u osteopenia), pero también pueden ocurrir en pacientes jóvenes tras caídas de altura realizando actividad deportiva o accidentes domésticos (caídas de escaleras, tejados).

                El primer estudio a realizar es una radiografía para diagnóstico y clasificación de la misma. También de ser considerado necesario por el especialista se puede solicitar una tomografía computada.

                El tratamiento inicial consiste en la reducción (acomodar los fragmentos de la fractura) y colocación de un yeso como inmovilización por el médico en la urgencia.

                El tratamiento puede ser tanto conservador (yeso) o quirúrgico dependiendo de factores como la edad, el desplazamiento y estabilidad de la fráctura.

               La articulación de la muñeca está compuesta y atravesada por múltiples estructuras: tendones, ligamenteos, huesos. Los principales huesos que la conforman son el radio, el cubito y los pequeños huesos del carpo.

                El dolor de muñeca es una afección común en deportistas de distintas disciplinas (Tenis, Voley, Baseball, Basquet) debido a la repetición de gestos. Las causas pueden ser multiples:

Lesiones tendinosas

                Una de las causas comunes de dolor es la inflamación de distintos tendones (extensores del carpo, extensor largo y corto del pulgar, flexores de los dedos, tendón cubital posterior y anterior). Se dan por repetición de movimientos o aumentos de la carga tanto en entrenamientos como en competiciones.

                El tratamiento es habitualmente mediante un programa de rehabilitación.

Lesiones del Complejo Fibrocartilago Triangular (CFCT):

                El complejo fibrocartílago triangular (CFCT) es una estructura compuesta por ligamentos palmares y dorsales y una estructura fibrocartilaginosa y es el principal responsable de la estabilidad de la articulación radiocubital. La lesión de este complejo se observa habitualmente en deportistas que realizan movimientos repetitivos de pronosupinación (rotación de la muñeca) como tenistas.

                El diagnóstico se realiza principalmente mediante el examen físico, la radiografía simple y la resonancia magnética.

                Su tratamiento la mayoría de las veces tratándose de deportistas de alto rendimiento consiste en el tratamiento tanto abierto como artroscópico dependiendo del grado de lesión.

Inestabilidad del tendón cubital posterior:

                Se trata de la inestabilidad transitoria del tendón cubital posterior en su trayecto a través de un túnel fibroso en el cúbito con reducción espontanea del mismo durante movimientos de pronosupinación. Es una lesión habitual en tenistas.

                Como sintomatología el paciente refiere un chasquido doloroso en la muñeca de su lado cubital. El diagnóstico se realiza mediante el examen físico y la ecografía para constatar la inestabilidad del mismo.

                Su tratamiento es quirúrgico mediante técnica a cielo abierto.

Cadera

                El IFA es una de las principales causas de dolor en pacientes deportistas jóvenes, consisten en lesiones preartrósicas de la articulación femoroacetabular (cadera). Las lesiones pueden ser tanto en el fémur (CAM) o en el acetábulo (Pinzer).

                La sintomatología puede variar desde dolor durante o que impide la actividad deportiva, acompañado de chasquidos, sensación de inestabilidad o bloqueos (imposibilidad de mover completamente la articulación).

                Para su estudio además del examen físico, son necesarios estudios como las radiografías, tomografía y en algunos casos la Artroresonancia magnética.

                El tratamiento en deportistas que no quieren suspender sus actividades consiste en la cirugía artroscópica para regularizar la anatomía de la articulación.

                La cadera en resorte es la sensación de chasquido palpable o audible que sienten los deportistas en la región de la cadera al realizar movimientos o durante la actividad deportiva.

                Se divide en interna, ocasionada por el psoas, o externa, ocasionada por el tensor de la fascia lata. Se genera a causa del acortamiento de los tendones antes mencionados los cuales rozan contra relieves oseos y generan el chasquido.

                Su diagnóstico es principalmente clínico pero puede confirmarse mediante un estudio dinámico como la ecografía.

                El tratamiento la mayoría de las veces es kinésico mediante un plan de rehabilitación, en los casos rebeldes a este se plante el tratamiento quirúrgico tanto artroscópico o abierto dependiendo del caso.

Rodilla

                La artrosis de rodilla o Gonartrosis se ocasiona cuando se genera el desgaste de la superficie articular de esta articulación. La misma puede ser post traumatica, luego de una fractura o infecciones, por enfermedades reumatológicas (Artritis reumatoidea), a causa de alteraciones congénitas de la alineación de los miembros (genu varo o valgo) o ideopática. Puede ocasionarse en un solo compartimento (femorotibial medial o lateral, femorotroclear) o en varios.

                Es más habitual en pacientes añosos en su forma ideopática, pero también puede hallarse en pacientes jóvenes con antecedentes traumáticos, infecciosos o que tuvieron cirugías previas.

                La sintomatología es principalmente el dolor, que limita la vida diaria del paciente y depende en intensidad del grado de desgaste de la articulación. También los pacientes pueden referir sensación de inestabilidad, chasquidos o bloqueos reiterados.

                Su diagnóstico se realiza con radiográfias simples las cuales demuestran los signos característicos (Pinzamiento articulas, esclerosis subcondral, geodas, osteofitos) y permiten estudiar el eje de la articulación.

                El tratamiento depende principalmente del grado de limitación que la afección genera en la AVD (actividades de la vida diaria) del paciente y su respuesta a los distintos tratamientos.

Rehabilitación:

                Es un tratamiento efectivo en estadios iniciales en pacientes con una intensidad leve a moderada de dolor. Puede ser utilizado simultáneamente con otros tratamientos como la medicación analgésica y las infiltraciones.

Infiltración:

                La infiltración es la inyección de sustancias en este caso dentro de la articulación. Dependiendo de la sintomatología y grado de desgaste se puede realizar con distintos principios activos:

  • Corticoides

  • Ac. Hialurónico

  • Plasma rico en plaquetas (PRP)

                 La finalidad de la infiltración puede ser desinflamar, lubricar o generar procesos regenerativos teóricos como la que proponen los estudios con PRP. Habitualmente este tratamiento suele acompañarse de una correcta rehabilitación.

Osteotomías:

                La osteotomía es un procedimiento quirúrgico donde mediante cortes correctamente realizados en el hueso se realizan para realinear el eje para diminuir o normalizar la transferencia de peso en un compartimento articular.

                Esta opción quirúrgica se realiza habitualmente en paciente jóvenes y activos con dolor articular que sufren un deseje, ya sea congénito o como secuela de una fractura mal consolidada. La intención es mejorar la mecánica y sintomatología para evitar realizar la artroplastía en un paciente joven y activo.

Artroplastia total o unicompartimental de rodilla (ATR o AUR):

                La Artroplastia de rodilla consiste en el remplazo todas las superficies articulares de la articulación, en el caso de las totales, o en el compartimento afectado, en el caso de las unicompartimentales, mediante componentes de titanio y polietileno con el principal objetivo de tratar el dolor ocasionado por la artrosis y como objetivo secundario corregir el deseje que pueda tener y mejorar la movilidad.

                Actualmente es una cirugía muy común y estandarizada, con excelentes resultados funcionales y de satisfacción subjetiva para el paciente.

                Este tratamiento se realiza en pacientes con dolor y limitación de las actividades diarias y su calidad de vida en pacientes a partir de los 60 años, o pacientes más jóvenes que los otros tratamiento no lograron efectos positivos o no tienen indicación.

                El ligamento cruzado anterior o LCA es una estructura intraarticular que es el principal estabilizador de la rodilla frente a la traslación anterior y la rotación interna de la tibia. Se compone anatómicamente de dos bandas una anteromedial (AM) y una posterolateral (PL) que se insertan tanto en fémur como en tibia.

                La lesión del LCA es una lesión frecuente en deportistas. Se puede dar tanto de forma aislada como acompañado de otros ligamentos. La principal causa es traumática durante la práctica deportiva por traumatismo directo o torsiones de la rodilla al caer. En agudo la sintomatología consiste en dolor, gran inflamación intraarticular de la rodilla y limitación de la movilidad que obliga al deportista a abandonar el campo de juego.

                Inicialmente el tratamiento en la urgencia consiste en tratamiento del dolor y antiinflamatorio.

                El diagnóstico se realiza mediante las maniobras específicas para el LCA, cajón anterior, Lachman y Pivot shift. El estudio por excelencia es la resonancia magnética para la confirmación de la lesión y para descartar lesiones asociadas (lesiones meniscales, condrales, fracturas o de otros ligamentos).

                El tratamiento en pacientes deportistas es quirúrgico y actualmente se realiza la reconstrucción del mismo siempre con técnica artroscópica.

                El tratamiento conservador mediante rehabilitación se indica a pacientes que no van a realizar más actividades deportivas que requieran pivot, por lo tanto se le permitiría realizar solo, nado, remo, trote y ciclismo.

              Los meniscos son unas estructuras compuestas de fibrocartílago, que se encuentra intraarticular en la rodilla. Cada rodilla presenta uno interno y uno externo. Sus funciónes son:

  • Amortiguar las cargas que sufre el cartílago.

  • Aumentar la congruencia de la articulación.

  • Lubricación de la articulación

  • Estabilizadores secundarios.

               Las lesiones meniscales pueden ser tanto agudas o traumáticas (habitualmente acompañados de lesiones del LCA) como degenerativas en contexto de articulaciones con desgaste articular. Consisten en desgarros que van desde simples y lineales a complejos y degenerativos.

               La sintomatología puede ser dolor, efusión (inflamación reiterada de la articulación), chaquidos o bloqueos (articulación bloqueada en un posición con imposibilidad de movilidad completa).

               El tratamiento va desde la sutura mediante técnica artroscópica en el caso de los desgarros traumáticos simples en pacientes jóvenes y activos, la meniscectomia parcial en lesiones no reparables o el tratamiento conservador (rehabilitación, infiltración) en desgarros crónicos no inestables.

                Las lesiones ostecondrales consisten en una solución de continuidad de la superficie articular que puede involucrar tanto al cartílago como al hueso subyacente. Pueden ser tanto traumáticas como degenerativas.

                La sintomatología que sufre el paciente es dolor exquisito en un compartimento de la rodilla, efusión (inflamación reiterativa de la articulación), bloqueo o chasquidos.

                El diagnóstico se realiza mediante la resonancia magnética y permite clasificar las lesiones en IV grados.

                El tratamiento puede ser tanto conservador en lesiones de bajo grado como quirúrgico artroscópic en lesiones de grados mayores o que no responde al tratamiento conservador.

               Se define como la perdida de relaciones entre la rótula y la tróclea femoral. Pueden ser tanto traumáticas como espontaneas al realizar actividad deportiva, habitualmente asociadas a alteraciones anatómicas de las estructuras que intervienen en la estabilidad de la misma.

                Frente a un primer episodio el tratamiento es la reducción (si esto no ocurrió de manera espontánea antes de la consulta) por el médico de guardia, la inmovilización con inmovilizador ortopédico durante 3 semanas y la derivación a un especialista de rodilla.

                La rodilla de un paciente con esta patología debe ser minuciosamente estudiada mediante varios estudios como radiografías, resonancia magnética y tomografía computada, buscando lesiones osteocondrales asociadas y anormalidades anatómicas que predisponen a este tipo de lesión.

                Si la luxación luego de un tratamiento inicial correcto y una rehabilitación adecuada se vuelve recidivante, el tratamiento quirúrgico está indicado en el 100% de los pacientes.

                El tratamiento cuenta con varias opciones dependiendo de lo que el especialista considere necesario para evitar nuevos episodios, desde procedimientos como la reconstrucción ligamentaria, las osteotomías y la trocleoplastía.

Tobillo y Pie

               Esta patología cuyo significado es literalmente “dedo gordo rígido”, es probablemente una de las principales consultas en el consultorio del especialista en Pierna, Tobillo y Píe.

               Comienza como una limitación para la movilidad del dedo gordo (Hallux límitus), debido principalmente a que el primer metatarsiano se encuentra elevado y el dedo descendido, generalmente por una retracción de estructuras plantares. Esta restricción o movilidad anómala del dedo gordo, genera alteraciones en la porción anterior del antepie que provoca dolores metatarsales (metatarsalgia), callosidades y dolores en el hallux  (dedo gordo).

              Esta patología es evolutiva, la alteración de flexión dorsal (llevar hacia arriba) del dedo gordo va provocando un deterioro progresivo del cartílago articular, que finaliza con el tiempo en artrosis de la articulación. En los estadios finales, la lesión de la articulación es severa, se palpan sobrehuesos (osteofitos), la perdida de la movilidad es casi completa y dolorosa, con afección de otras partes del pie, por alteraciones biomecánicas.

El mejor tratamiento es la prevención, por eso es recomendable, en caso de dolores del pie consultar al traumatólogo especialista.

Tendinopatía del tendón de Aquiles.

         El tendón de Aquiles es el tendón más grueso, largo y potente del cuerpo humano. Pese a esto, es uno de los tendones que más se enferma. La tendinopatía del tendón de Aquiles representa aproximadamente el 70% de las patologías de este tendón. Con fines prácticos podríamos dividir la tendinopatía Aquileana, en aquella Insercional (unión del tendón de Aquiles en el calcáneo) y la no Insercional (cuerpo del tendón).

Tendinopatía Insercional.
Incluye dos cuadros clínicos que pueden presentarse de manera aislada o con mayor frecuencia de forma combinada:

– Bursitis retrocalcánea: esta patología es una inflamación de una especie de bolsa de tejido adiposo (grasa), interpuesta entre el calcáneo (hueso del talón) y el tendón de Aquiles. Si bien el origen de esta inflamación no se comprende del todo, parece haber cierta relación con una tuberosidad posterior del calcáneo más prominente que la comprime contra el tendón de Aquiles. En general el dolor de la bursitis retrocalcanea es en los márgenes laterales de la región de inserción del tendón de Aquiles, esto se debe a que la bursa es algo mayor en la región lateral, con lo cual se experimenta mayor dolor en la zona externa del talón.

– Tendinopatía Insercional propiamente dicha o entesitis: el dolor en esta patología es predominante en la cara posterior del calcáneo, donde el tendón de Aquiles se inserta en el calcáneo. Es frecuente la visualización radiológica de calcificaciones en dicha región. Si bien no se conoce a ciencia cierta la causa de esta patología y en general es idiopática, se lo relaciona con el sobreuso (microtraumas repetitivos), factores biomecánicos, ciertas enfermedades sistémicas (Dislipemias, Sarcoidosis, Espondiloartropatías seronegatívas, Gota, etc) y algunas medicaciones (corticoesterides, fluoroquinolonas).

            En general, ambas coexisten y el dolor es mixto. Puede además existir dolor por el roce con el contrafuerte del calzado, por la inflamación de una bursa superficial subcutánea en la región posterior del talón.

Tendinopatía no insercional.

          Esta patología, más frecuente que la insercional, se produce en el cuerpo del tendón de Aquiles en una región hipovascular (menor aporte de sangre) entre 2-6 cm proximales a su inserción en el calcáneo (talón). La sumatoria del sobreuso (microtraumas repetitivos) y la falta de una buena irrigación en la zona, genera alteraciones en la estructura del tendón. Esto genera edema, nódulos inflamatorios y dolor en el cuerpo del tendón.

         El tratamiento adecuado para cada patología, comienza con un correcto diagnóstico, es por eso que es fundamental la consulta con el traumatólogo especialista.